La enfermedad periodontal en el embarazo

La enfermedad periodontal en el embarazo puede causar partos prematuros ya que es una enfermedad infecciosa.

Tanto el parto prematuro, parto antes de las 37 semanas de gestación, como el nacimiento de niños con bajo peso, por debajo de los 2500 gramos, son trastornos que van en aumento y que tienen graves implicaciones a nivel de salud pública ya que están relacionados con un aumento considerable de la mortalidad y morbilidad inmediata y diferida de los recién nacidos.

Los partos prematuros suponen ya un 10% de todos los partos a nivel mundial y aunque existen muchos factores que pueden participar en la patogenia, uno de los más importantes son las infecciones. Éstas pueden venir dadas por infecciones locales del área genitourinaria o por infecciones a distancia como serían infecciones sistémicas y periodontitis.

La periodontitis es una enfermedad infecciosa que se localiza en los tejidos de soporte del diente y que se origina por la interacción entre los agentes infecciosos, la respuesta inmune del huésped, la exposición a factores ambientales nocivos y los factores genéticos. Es una enfermedad muy prevalente ya que uno de cada dos adultos puede presentarla en sus diferentes formas.

La evidencia científica de la asociación entre periodontitis y partos prematuros, niños con bajo peso e incluso preeclampsia viene dada por numerosos estudios epidemiológicos. En cambio los estudios de intervención no han podido corroborarlo. La efectividad limitada del tratamiento periodontal durante el embarazo puede ser porque éste debería realizarse antes del parto para evitar la llegada de las bacterias patógenas a la placenta y al líquido amniótico.

Los mecanismos patogénicos propuestos hablan de dos posibilidades que acaban resultando en una respuesta inflamatoria e inmune y una supresión de los factores de crecimiento en la unidad feto-placentaria. Por un lado existiría una vía directa que consistiría en una bacteriemia transitoria que a través del torrente sanguíneo alcanzaría los tejidos placentarios, produciendo inflamación y estimulando el parto. Por otro lado la vía indirecta consistiría en la producción de mediadores de la inflamación a nivel gingival que se diseminarían a través del torrente sanguíneo a la placenta y al hígado, desencadenando así la reacción inflamatoria.

Teniendo en cuenta todo lo expuesto, se debería informar a las mujeres que piensan quedarse embarazadas o que ya lo están de los riesgos potenciales para el parto de tener enfermedad periodontal.

El cuidado bucal por parte del odontólogo debería formar parte de los cuidados obstétricos para minimizar los riesgos tanto para la madre como para el futuro bebé.

No hay comentarios

Agregar comentario